Trabajos en otros lugares

Volver a crónica.

    Además de ayudar en San Roque, también colaboramos puntualmente con otras instituciones, aunque en menor medida. En este tiempo hemos visitado a las Hermanitas de Ancianos Desamparados, y ahí hemos reparado algunos aparatos estropeados.














 
          La Oficina de Cooperación de la Universidad de Valladolid apoya con becas de estudio de capacitación y universitarias tanto en San Roque como en la localidad de Ressano García, frontera con Sudáfrica. En este tiempo hemos estado con el Padre Vicente para recoger las justificaciones de los gastos de las becas para su presentación en la Universidad. Es de destacar la gran labor que este Padre Vicente con el Padre Pepe están haciendo en Ressano García con la construcción de Escuela Secundaria e Internado, para que en la frontera, lugar de paso y mercadeo, la juventud tenga oportunidad también de estudiar.


            
Gam Tepeyac gestiona apadrinamientos de chicas del norte de Mozambique, en el distrito de Mecuburi, provincia de Nampula, para que puedan estudiar Secundaria. Se apoya un internado que dirigen la Servas de Nossa Senhora de Fatima. En este tiempo estuvimos con Hermanas de esta congregación para recoger las cartas y fotos que en navidades entregaremos a los padrinos. No ha sido posible ir a Mecuburi a visitar el centro a pesar de que tuvieron un problema con los paneles solares, y nos llamaron para echarlas una mano. La próxima vez haremos intención de visitar el norte del país. Fue gratificante compartir mesa com monjas que llevan más de 30 años en este país, y que a pesar de su edad, siguen al "pie del cañón". Aquí están los verdaderos agentes de desarrollo del país, estos que dan TODA su vida por este pueblo mozambiqueño. Lo nuestro es una ayuda temporal frente a lo de ellos que es una ayuda permanente.


                Se ha colaborado económicamente, además de con el Orfanato de la Misión de San Roque, con las Hermanitas de Ancianos Desamparados, con las Servas de Nossa Senhora de Fatima, con las Hermanas Pilarinas y con el Arzobispado de Maputo.


Volver a crónica.
Comments