Vivencias

Experiencia en Maputo de Aurelio Ventosa

publicado a la‎(s)‎ 1 sept. 2014 8:45 por Gam Tepeyac

Este ha sido mi primer año de voluntariado en Mozambique, tengo que reconocer que, aunque llevaba mis expectativas, también sentía una pequeña desazón, de qué podría pasar, pues iba sólo.

Enseguida me di cuenta, que con las personas que tenía a mí alrededor, sólo podía esperar días de grandes sentimientos y grandes emociones.

Mi estancia se dividió en dos partes: una primera en Ressano García, con el padre Vicente  y otra en Maputo con las hermanas Pilarínas.

Son seres especiales y me lo han demostrado día a día, minuto a minuto. Es cierto que son dos formas diferentes de hacer, pero con objetivos idénticos: mejorar la vida de las personas de aquella zona, empezando por los más débiles: los niños.

He escuchado en más de una ocasión los comentarios: “Me queda la sensación de si merece pena” y otro “Te llevas más de lo que has traído”. A los dos comentarios, tengo que decir que “SI” .Si merece la pena y si te llevas más de lo que has traído.

Este, mi primer viaje, yo diría que ha sido de reconocimiento, quiero decir de conocer su vida, sus costumbres, sus formas de hacer, tanto de las personas que están allí ayudando, como de las que están siendo ayudadas.

Yo he vuelto con la sensación de que he hecho muy poco, pero creo que he colaborado con las personas que he estado, en sentirse un poco mejor, por mi compañía, por ser una persona nueva allí. Esto corrobora la frase “Sólo vuestra presencia, ya nos ayuda”

Mi colaboración ha sido diversa: un poco de todo lo que era necesario en ese momento, pues en principio no había nada prefijado de antemano.

En Ressano, he acompañado al P. Vicente en sus actividades, apoyándole en todo aquello que iba surgiendo. Son varios los centros abiertos, en los que hay que hacer una supervisión, pues así está previsto, además de acompañar, en esta ocasión a otras personas, venidas de otros países y que han financiado la construcción de algunos centros y quieren comprobar que su aportación está siendo bien empleada.

También hemos realizado visitas a las comunidades, que están alejadas, que tienen pocos medios, por lo tanto la enseñanza de los niños deja mucho que desear, viendo la posibilidad, si reúne las condiciones, de poder abrir un centro de educación, además de otras posibilidades más espirituales.

La segunda parte de lo anterior mencionado, es la entrega de centros ya construidos, con la presencia de las autoridades y el resto de las personas del lugar. 

En Maputo, algo diferente, pero también ayudando en lo que me necesitaban, en todos los ámbitos, desde la cocina, acompañar a las hermanas en sus actividades de tipo doméstico, ir de compras, recoger productos en los supermercados, visitas a centros con las niñas del internado, apoyar en la escoliña, atendiendo a los niñ@s, mientras llegan las profesoras.  En fin actividades varias.

Tengo que reconocer que ha sido importante, la parte espiritual que he podido desarrollar, desde un aspecto más religioso, quizás las fechas también han acompañado más a ello, pues la semana santa en estos lugares se vive con mucha intensidad, sobre todos los católicos.

Mi conclusión, después de esta vivencia, es que la posibilidad de que los niños puedan tener una educación reglada y encaminada a su mejora en la formación integral, es lo más importante que se les puede ofrecer, lógicamente, para que esto se pueda conseguir, conlleva completar otros aspectos imprescindibles: preparar a personas, que puedan trasmitir esas enseñanzas en toda su amplitud, concienciar a los familiares de los niños, la necesidad y obligatoriedad de esta formación, disponer de centros que reúnan unas mínimas condiciones.

Para terminar, no quisiera olvidarme de algo muy importante, que es la sanidad, algo fundamental, para que el resto se pueda conseguir.


Aurelio Ventosa

Experiencia en Nacala de Gema Setien

publicado a la‎(s)‎ 19 ago. 2014 2:20 por Gam Tepeyac

    
Este ha sido mi segundo año de voluntariado en Mozambique, en el centro de nutrición infantil de las Misioneras de Jesús y María (Pilarinas) en Nacala.
    La experiencia siempre ha sido muy  gratificante. Siendo el cuarto año que hago un voluntariado, todos los aprecio como muy positivos. La diferiencia es que cada vez me siento más integrada y al final lo siento como "mi casa y mis niños".
    No puedo olvidar que también tengo ciertos momentos bajos de ánimo.
    La realidad es que se ven demasiadas calamidades. Como compensación, muchas de ellas se solucionan con resultados que a veces son verdaderos milagros. Es increíble en el poco tiempo que se recupera un niño, cuando en ocasiones llegan casi como un cadáver... Y llena de ilusión ayudar a recuperar una vida.
    Otro lado que me afecta anímicamente es la separación de los pequeños una vez recuperados, aunque sea parte del proceso. Se les manda a su casa pero ya para entonces los siento un poco míos, con la dificultad añadida de saber que no volveré a verlos.
    ¡La recompensa personal de haber colaborado en un "empujón vital hacia adelante" no puede explicarse con palabras!

Gema Setien

Amigo Avelino

publicado a la‎(s)‎ 15 nov. 2013 1:59 por Gam Tepeyac

Han pasado seis meses y por fin me siento con fuerzas de escribir esta crónica que considero un homenaje : Avelino.

Todo el año deseando volver a Mozambique, el proyecto “Merendar fruta 3 días por semana” había cumplido sus expectativas y Avelino su promotor estaba contento

Para él era un año especial , era la primera vez que iba a estar solo en el Orfanato de S. Roque, y tenía la seguridad que los  recuerdos del año anterior que estuvo con Carmen, antes de fallecer esta, harían difícil algunos momentos pero su ilusión era enorme.

Días antes de partir tuvimos asamblea extraordinaria para reestructurar  la junta directiva y Avelino fue nombrado vicepresidente.

Viajamos juntos y el día 11 de mayo llegamos a Maputo, el día13 fuimos a S. Roque yo estaría solo esa semana allí. Los tejados de los dormitorios de los niños estaban en mal estado y había que repararlos .Inmediatamente Avelino con Miniosse, que es el joven que ayuda en los trabajos, de manutención además del conductor del orfanato, fueron a Boane para comprar el material necesario, vigas de madera, cemento, chapas, etc. y comenzaron la reparación del dormitorio de los niños que era el que estaba en peor estado. Cada mañana subían al tejado, y a media mañana cuando el calor arreciaba, bajaban para un pequeño descanso, tomábamos una cerveza a medias, un puñadito de anacardos y otra vez a trabajar hasta la hora de comer, mientras, yo cosía una  lona a la valla del frente de la casa de los cooperantes y miraba de vez en cuando para recordarle que tuviesen cuidado- Avelino que tu no eres joven como Miniosse y no tienes la misma agilidad- No te preocupes que tengo cuidado-

El sábado me llevó a Maputo, hicimos las compras de artesanía para el mercadillo solidario y nos despedimos. Cada noche le llamaba, estar solo en S. Roque en medio del campo cuando es de noche a las seis de la tarde, sin TV ni nadie con quien hablar, es duro, las hermanas hacen lo posible por mejorar la vida de los voluntarios y no dejaron a Avelino comer solo ni un solo día. – Estoy bien, ya hemos acabado el dormitorio de los niños y mañana empezamos con el de las niñas-

 A la mañana siguiente fui con las Hnas Pilarinas a visitar al Sr Arzobispo D. Francisco Chimoio, que es el responsable del orfanato, estábamos hablando del trabajo de nuestros voluntarios allí, concretamente de lo que estaba haciendo Avelino y en ese momento recibo una llamada de la Hna  Glaucea diciendo que Avelino había caído del tejado y estaba inconsciente sangrando por la cabeza, le digo que le lleve al “hospital” de Bella Vista, lo escribo entre comillas porque era consciente de los medios que allí tienen. Mi angustia y preocupación, no puedo describirla. Llamé a una de las médicos que hemos formado aquí para ver si podían mandar una ambulancia, me dice que mejor lo traigamos nosotras. Decidimos ir, había que cruzar la bahía en ferry y después 40 Km por una carretera infame, cuando estamos a la cola para entrar al ferry recibo la fatal llamada, Avelino había fallecido, y había que recogerlo antes de las 18h eran las 11,30. Mi mente se quedó en blanco, no conseguía reaccionar ni sabía por donde empezar. La casualidad hizo que  pasase por aquel lugar Sergio, un piloto portugués de la TAP, que colabora, en su tiempo libre entre vuelos, como voluntario, al verme llorando hablando por el móvil paró y me dijo –A la embajada-

En la embajada todo fueron ayudas, llamadas para conseguir los teléfonos de los hijos de Avelino, comunicarles la desgracia, iniciar las gestiones para la repatriación, buscar funeraria internacional, ir a recoger el cadáver, lo que yo sentí no puedo describirlo, por una parte una gran fuerza para solventar los problemas y una desolación e incredulidad de que eso hubiese ocurrido. El apoyo de todos ha sido algo que no se puede expresar con palabras, que me ha mantenido serena y con fuerza hasta el regreso.

Antes de volver el funeral en la parroquia del Rosario, sorprendió por la cantidad de asistentes, tanto de congregaciones religiosas como amigos. Nos quieren, aprecian nuestro trabajo, valoran nuestro esfuerzo en el que a veces se entrega hasta la vida, como Avelino.

 Volver pensando que quince días antes íbamos sentados juntos y ahora volvía con las cenizas de mi gran amigo en una cajita es algo que me hace estremecer.

Pensar porque ocurren estas cosas, lamentarse, no sirve de nada, no hay consuelo, solo queda la esperanza, hay que vivir el momento presente con ilusión y ganas de ayudar a los demás como lo hizo Avelino. Murió haciéndolo.

Este pequeño poema de un autor mozambiqueño que leí en su funeral creo expresa muy bien este sentir.

 

                                     Situación

Nuestro es el tiempo                                       nuestra es la libertad                 

que vivimos,                                                    que escogemos,

nuestras  son las cosas                                   nuestros son los sueños

que nos rodean                                               que inventamos

¡Vivámoslas!                                                   ¡Realicémoslos!

 

El vivió y realizó su sueño: Ayudar al Orfanato de S. Roque

                                                                                                                            Marisa Manrique

Etapa final en Mozambique

publicado a la‎(s)‎ 14 sept. 2013 8:47 por Gam Tepeyac

Hola amigos:

 El tiempo pasa deprisa y ya nos queda menos de una semana para volver a España. Como sabéis, en estas últimas semanas hemos estado en el Orfanato de San Roque acompañando la vida de los 49 niños junto a las Hermanas del Centro. Marta ha estado cosiendo, y la fiebre de este año, enseñando a hacer pulseras. Por mi parte, junto con un trabajador del centro, continuar con el mantenimiento, mejorar la instalación de la motobomba de agua, poner lámparas de presencia en dormitorios y cuartos de baño, así como mejorar la iluminación nocturna de la Misión de San Roque.


Leer más.

Orfanato San Roque

publicado a la‎(s)‎ 31 ago. 2013 11:07 por Gam Tepeyac

Estimados amigos:

 

Desde el pasado 19 de Agosto estamos en el Orfanato de San Roque. En esta Misión de San Roque (que tiene Orfanato, Escuela e Iglesia), llevamos colaborando desde 2005.

 

Ahora, después de estos años de colaboración, este orfanato es nuestro lugar de descanso, la vida es mucho más sencilla para nosotros porque lo conocemos bastante bien, tenemos personas que salieron del mismo orfanato y que ahora están trabajando en el área de mantenimiento, con lo que orientando un poco el trabajo, ellos lo hacen casi todo. Leer más.

Continúa nuestra misión

publicado a la‎(s)‎ 22 ago. 2013 9:24 por Gam Tepeyac

Estimados amigos:

Ya hemos terminado nuestra estancia en Nampula.

La semana pasada estuvimos varios días en Mecuburi, donde llevamos desde Gam Tepeyac apadrinamientos de 39 chicas que estudian secundaria y donde las “Servas de Nossa Senhora de Fatima” dirigen el internado.

Leer más.

Al fin agua

publicado a la‎(s)‎ 10 ago. 2013 9:29 por Gam Tepeyac

Nampula, 10 de Agosto de 2013


Estimados amigos:


El tiempo pasa rápido, y aquí seguimos en Nampula, que estaremos hasta el 18 de Agosto.


Prácticamente no hemos parado, entre paneles solares, instalaciones eléctricas, tuberías, etc. Pero lo que más quebraderos de cabeza nos ha dado ha sido llevar agua a una casa con 28 niñas, que llevan así desde hace un año que la inauguraron. Leer más.


Saludos desde Nampula

publicado a la‎(s)‎ 5 ago. 2013 12:36 por Gam Tepeyac

Estimados amigos:

 

Ya nos encontramos Marta y yo aquí en Mozambique después de unos cuantos viajes (Valladolid-Madrid-Lisboa-Maputo-Nampula). Estamos en el norte del país, en la provincia de Nampula, en compañía de unas monjas Siervas de María en el Monasterio Mater-Dei.

 

El viaje lo hemos hecho muy bien, es un poco cansado porque estamos cerca de 22 horas danzando de un sitio para otro, pero hemos llegado bien, ha llegado también todo el material que traíamos, y no nos han puesto pegas a la entrada del país.

 

Ya conocemos el centro de otras ocasiones, centro que además de ser el monasterio de las Hermanas, alberga a más de 50 niños huérfanos y a varios adolescentes. Cuando nos marchamos de aquí hace dos años estaban construyendo una nueva casa para los niños más pequeños. La casa ya está terminada, pero todavía no tiene agua corriente, así que se hace difícil vivir ahí. Ya nos hemos puesto manos a la obra para conseguir el agua. Ya tienen un pozo (una perforación) que todavía tenemos que ver si da agua para la casa nueva. También falta la instalación eléctrica, que estaba previsto que fuera trifásica, pero el electricista la hizo monofásica. La mayor parte de las tuberías ya están instaladas, aunque al no haber agua no se ha probado si hay fugas.

 

También hay varias instalaciones de paneles solares, pues no hay electricidad todos los días, instalaciones solares que estamos revisando.

 

Para comprar materiales técnicos nos toca ir pateando la ciudad de tienda en tienda, viajando en los transportes colectivos, en los que por vernos blancos, algunas veces nos intentan engañar y cobrar más caro. Nos damos cuenta porque se suele reir la gente que va en el autobús, así que discutimos con el cobrador si hay un precio para blancos (mulungus) y otro para los de aquí (mulandis). Al final todos echamos unas risas y practicamos el portugués, el ronga, el macua, o lo que se tercie.

 

Os adjunto algunas fotos de esta zona de Nampula, con chicos y grandes de aquí. No nos aburrimos. Entre semana trabajando y los fines de semana jugando con toda esta “criançada”. Eso sí, nos tratan a cuerpo de rey, comiendo frutos de la huerta naturales (verdura, tomates con mucho sabor, etc. etc., comida muy sana) y ya estamos perdiendo algunos kilos y todo.

 

Muchas gracias a todos por vuestro apoyo, gracias al cual podemos echar una mano aquí, ayudar,… Sabed que estáis muy presentes en estos centros donde desarrollamos nuestro trabajo y que comunicamos que hay más de 50 personas colaborando con esta labor.

 

Recibid un fuerte abrazo y hasta la próxima, de Moisés y Marta 

Querida hermana

publicado a la‎(s)‎ 8 feb. 2013 5:39 por Gam Tepeyac

El dia 23 de enero falleció Carmen, la secretaria de GAM Tepeyac, lo ha sido durante muy pocos meses, desde abril  último formaba parte de la junta directiva, pero su colaboración con nosotros data de 1997  como socia, como voluntaria, siempre en la sombra, sin hacer ruido, pero empleándose a fondo, ayudando en todo lo que hiciera falta, ir al banco, a correos, llevar documentos a los registros, recogerlos, comprar los vasos para la sopa de la Cena del Pobre, freír huevos en las cenas solidarias, ¡que ricas la patatas con costillas que guisó la última vez!, siempre la primera en llegar a las reuniones….

El último verano dio el paso grande de ir como voluntaria a Mozambique, al orfanato de San Roque. Durante mucho tiempo las niñas lucirán los uniformes para la gimnasia que ella les hizo y los monederos con materiales reciclados aunque no tengan monedas para meter dentro.

Hemos perdido a alguien muy valioso, excelente, pero la razón mas profunda de escribir esto es que era mi única hermana, con la que he compartido todo en esta vida, la que me ha ayudado y apoyado en todo, por eso mi vivencia en este momento es de desamparo, de soledad, pero con el consuelo de que partió con la maleta bien llena de amor a los demás y de solidaridad, se que todos los que conocisteis, la recordareis con cariño como me habéis demostrado en estos momentos difíciles por eso solo puedo decir

¡GRACIAS  querida hermana!

 

Marisa Manrique

Gam Tepeyac en Acción Directa

publicado a la‎(s)‎ 18 dic. 2012 7:45 por Gam Tepeyac

Marisa Manrique ha participado en el programa Acción Directa filmando su experiencia en Mozambique.

Gam Tepeyac Acción directa




1-10 of 25