Vivencias‎ > ‎

Pequeñas historias

publicado a la‎(s)‎ 19 may. 2012 11:59 por Gam Tepeyac
Mafalda es una anciana sorda que no entiende portugués, casualmente es la abuela de Fernades un joven al que desde hace años estamos ayudando económicamente en sus estudios, mi hermana y yo. Cuando llegué y le dije donde iba a quedarme, él acababa de enterarse, después de dos años sin saber de ella, que estaba en el lar de los Desamparados.Han comenzado a visitarla Fernades, sus hermanos y Margarida, su madre. Mafalda que no habla con nadie en el lar, consigue con su voz de sordomuda hablar hasta por teléfono con ellos, está tan contenta que se pasa el día sonriéndome y dándome la mano en agradecimiento porque cree que he sido yo quien ha traído a su familia


Bautizo
Hace unos días acompañé a la Hna Pepita y al P. Manolo  al hospital Central de Maputo para visitar a una joven de su parroquia que había tenido un niño con espina bífida y fué intervenido con apenas un mes.
Cuando ya habíamos salido de la habitación el padre de la criatura paró al P.Manolo para decirle si podía bautizar al niño , ya que su situación era grave.
Querían que la Hna Pepita fuese la madrina y como no estaba presente el padrino , el P. Manolo decidió que yo actuaba en representación , así que volvimos y en la ceremonia mas sencilla que he vivido Gelacio fue bautizado, con una mujer como padrino. Un poco de agua de una botella y una fiambrera para recogerla sirvieron para tan importante ocasión. Sinceramente salí impresionada.
Comments